Crianza respetuosa

Capacitaciones sobre Crianza respetuosa y Educación emocional en las escuelas

Es importante que los padres, madres, docentes y cuidadores nos pongamos en el rol de adultos responsables y comencemos a involucrarnos en este nuevo paradigma de crianza y educación. Es un gran desafío que nadie dice que sea fácil, pero si podemos lograr grandes cambios y mejorar los vínculos con el mundo infantil y adolescente si empezamos a ser más conscientes de nuestras necesidades, de nuestras luces pero también de nuestras sombras. Adultos dispuestos a mirarse y autoreflexionar. “Un niño será amoroso y respetuoso si ha sido tratado con amor y con respeto”

Te dejo por aquí la experiencia en la Escuela Mariano Moreno de Inriville (Córdoba) donde los docentes y parte de la comunidad de padres estuvieron presentes y pudimos compartir y aprender juntos.

¿Qué es la crianza consciente?

Existe hoy un cambio de paradigma con respecto a la crianza y a la educación en general de los niños, por suerte existe mucha información “nueva” sobre los procesos de desarrollo infantil, neurociencia, educación emocional, aprendizaje y emociones, desarrollo del cerebro, formas asertivas de comunicación, consecuencias de los gritos y castigos, así también como de los premios, etc.

Les voy a compartir, después de formarme en diferentes aspectos y además vivenciar y experimentar como mamá en pleno proceso de aprendizaje,  lo que para mí es la Crianza consciente: se trata de ser conscientes en las interacciones que tenemos con nuestros hijos considerándolo un ser único en proceso de aprendizaje, poniéndonos a su nivel física y emocionalmente, conectándonos, siendo empáticos, pidiendo perdón, escuchando, comunicándonos con respeto y amor, educando y poniendo límites de manera respetuosa y siendo la mejor versión de nosotros mismos, amando incondicionalmente

  • conscientes en las interacciones que tenemos con nuestros hijos:  las palabras que usamos, nuestra manera de comunicarnos es muy importante para los procesos de desarrollo en la infancia, evitemos poner “etiquetas”, seamos conscientes de las palabras que decimos, de las palabras que nos decían cuando eramos pequeños y como nos sentíamos con respecto a eso.
  • considerándolo un ser único en proceso de aprendizaje: los niños son seres en desarrollo, en formación, con mucha inmadurez y falta de experiencia, seamos coherentes con las expectativas según su edad y principalmente su proceso de desarrollo individual, cada niños tiene sus tiempos de aprendizaje, seamos observadores y respetuosos con eso.
  • poniéndonos a su nivel física y emocionalmente, conectándonos, siendo empáticos, pidiendo perdón, escuchando, comunicándonos con respeto y amor: la horizontalidad para mejorar la conexión y la fluidez en la comunicación, poniéndonos en su lugar como seres adultos que también están aprendiendo de manera constante y que pueden equivocarse y usar ese error como oportunidad de aprendizaje para ser seres más respetuosos y compasivos. Pedir perdón cuando nos equivocamos no nos quita autoridad, todo lo contrario nos pone en el lugar de seres imperfectos que pueden equivocarse para seguir aprendiendo, seamos el ejemplo de lo que queremos para nuestros hijos, eso nos hace coherentes y reales. Escuchemos lo que tienen para decirnos y nos expresemos con palabras amables hacia ellos.
  • educando y poniendo límites de manera respetuosa: poniendo límites para que el niño tenga la contención necesaria y una base donde sentirse más seguro, con una figura de apego que atiende sus necesidades a tiempo y es respetuoso en el momento de decir que NO, explicando y dando opciones. Muchos relacionan la crianza consciente o respetuosa con la permisividad y nada más alejado que eso, ser respetuoso no significa ser permisivo, ni que el niño va a hacer “lo que quiera”, los limites son necesarios y saludables para los niños en su desarrollo.
  • siendo la mejor versión de nosotros mismos: cuando nos convertimos en padres somos conscientes de la necesidad de ser nuestra mejor versión, de ser el ejemplo que queremos para nuestros hijos y para eso necesitamos indagar en el autoconocimiento y el desarrollo personal, desarrollando nuestra inteligencia emocional para conocer nuestros puntos débiles, y también nuestros dones y talentos,  para conectarnos con nuestro niño interior y para sanar heridas del pasado que nos alivianen y nos den un apoyo y la fortaleza necesaria para afrontar los desafíos de la maternidad o paternidad.
  • amando incondicionalmente: nunca el exceso de amor malcrió a nadie, demostremos amor, con abrazos, caricias y palabras lindas, “papa y mama me aman siempre” eso no se olvida jamás.

Gracias por leer

Dani

Yoga para niños

Todo el mundo sabe o cree saber en qué consiste el Yoga. Sin embargo, pocos son los que saben que, con una adecuada adaptación, puede ser practicado por los niños.

Los niños son verdaderos maestros, están conectados con su ser interior, sin embargo a medida que vamos creciendo vamos olvidándonos de quienes somos en realidad, olvidamos que somos seres conectados con el universo, que somos seres “divinos”, los niños tienen mucho para dar y para enseñar y los adultos tenemos la responsabilidad de acompañarlos en su proceso de autoconocimiento y ayudarlos a que no olviden quienes son para que se manifiesten con total libertad y armonía con el entorno. Es muy importante que los adultos los acompañemos, estando disponibles también a aprender y a trabajar sobre nosotros mismos para ayudarlos a que sean ellos mismos, a que conozcan sus dones, sus talentos, sus debilidades y principalmente a que se amen profundamente… es importante que les brindemos espacios de autoconocimiento y el Yoga es una actividad perfecta para eso, además es una herramienta excelente para aprender a manejar el estrés (en los niños se manifiesta a través del cansancio, desorientación, sobreexcitación y desmotivación entre otros) encauzando la energía de cada situación hacia un espacio de crecimiento y creatividad. El Yoga tiene muchísimos beneficios para los niños, pasaré a nombrarles algunos:

Beneficios físicos:

– Conocimiento y disponibilidad corporal

– Mejora la circulación y oxigenación

– Mejora capacidades: fuerza, flexibilidad, coordinación, etc

– Mejora del equilibrio

– Mejora la postura

Beneficios emocionales:

– Ayuda a identificar y regular emociones

– A conocerse y amarse a sí mismo (por ende respeto y autoestima)

– Mejora la relación con los demás (tolerancia y empatía)

– Respeto por el planeta y su espacio

Además es super divertido:

Estos beneficios se logran a través de juegos, canciones, música, arte y muchas actividades más… hay momentos de quietud pero los niños necesitan del movimiento, es parte de su naturaleza… a veces prejuzgamos algunas actividades como ésta pensando que es solo para niños “tranquilos” o que los niños deberán estar quietos y en silencio y no es así, la actividad esta adaptada a sus características y su naturaleza.

Espero haya sido de su agrado, gracias por leer

Dani

Carrito de compra